I CAMPIONI DELL'ITALIA SIAMO NOI

I CAMPIONI DELL'ITALIA SIAMO NOI

miércoles, 16 de noviembre de 2011

IBRAHIMOVIC, UN TALENTO GIGANTE DE ERRORES

Son muchos los genios del balón que acaban pasando a la historia de los más grandes y son otros muchos a los que su genio les acaba pasando factura al final de su carrera. Entre estos últimos podríamos incluir dentro de unos años a Zlatan Ibrahimovic.

El sueco es una bomba de relojería que constamente explota para sacar su peor cara. A lo largo de su carrera son infinitos los episodios en los que se ha visto envuelto por su mala cabeza. Su calidad está fuera de toda duda, pero sus valores y su lado personal dejan mucho que desear en un jugador que nunca ha dejado una huella positiva como persona en todos los clubes en los que ha militado.

Hace unos días, el actual delantero del Milán presentó en sociedad su autobiografia "Yo soy Zlatan Ibrahimovic", donde no dejó títere con cabeza, aunque por otra parte ha sido un éxito de ventas. Esa es un poco la interpretación con la que se le podría definir: Un tipo que consigue triunfar cueste lo que le cueste y tenga que llevarse por delante a quien se cruce en su camino.

Peleas con sus compañeros de equipo, desafíos a sus propios aficionados y ofensas con algunos de sus entrenadores le han mantenido siempre en el centro de la polémica. Basta recordar sus peleas con Van der Vaart en el Ajax, con Zebina en la Juve, con la afición interista durante algunos partidos en los que los tifosi neroazzurro no vieron su rendimiento sobre el campo con buenos ojos, sus constantes ofensas al entrenador del Barcelona Guardiola, su enfrentamiento con Sacchi a través de las cámaras italianas, o sus últimas "batallas" en el Milán con Onyewu y Strasser.

Así es Ibrahimovic, un jugador con un fuerte carácter al que le gusta ser el centro de atención allá donde vaya. Por eso en Barcelona nunca consiguió adaptarse y perdió el pulso con Guardiola, que prefirió escoger a Messi antes que al sueco para actuar como delantero centro. Para alguien como Zlatan esa decisión jamás será aceptada.

Por eso regresó a Italia donde siempre ha sido el jugador referente en sus equipos. Ha pasado por los denominados tres grandes del Calcio, dejando buenos recuerdos en forma de jugadas imposibles y goles impresionantes, haciendo valer su exquisita técnica y su tremenda agilidad de la que ha hecho su arma personal a pesar de medir casi dos metros, gracias a ser cinturón negro de taekwondo.
Como toda estrella, Ibrahimovic no deja nunca indiferente a nadie, o se le ama o se le odia. Sus recibimientos en Turin cuando vestía la camiseta del Inter o ahora la del Milán son sonados. Nadie olvida que Zlatan llegó como un desconocido del Ajax y acabó triunfando de la mano de Capello. El sueco sin embargo, una vez surgido el Calciopoli, decidió declararse en rebeldía para forzar su salida.A pesar de que la afición juventina le pidió por activa y por pasiva que se quedara, el sueco hizo caso omiso y acabó haciendo las maletas al Inter de Milán.

Todo esto podría pasar por normal, sino fuera porque fue el club neroazzurro el que desposeyó a la Juve de los Scudettos ganados en el campo por Zlatan, que eso si, siempre manifestó que los consideraba suyos. Para más inri, en su presentación como jugador interista, el delantero declaró ser fan del Inter desde pequeño mientras besaba el escudo.

Una imagen que se repetiría más adelante en su presentación como jugador del Barcelona y posteriormente como jugador del Milán, aunque cada vez eran menos los que creían en sus palabras. En un mundo donde los sentimientos por un club o camiseta existen menos, Ibrahimovic siempre ha antepuesto su bien personal, su ego y sus intereses a los de cualquier escudo.
De ahí a que nadie a quien se le pregunte en Italia, que no sea el Milán ahora mismo, guarde un buen recuerdo de un jugador al que la mala suerte o quizás el castigo divino le han privado de alzar la Champions League. Hay jugadores que acumulan en su palmarés títulos en los cuales no han participado o casi no han jugado minutos y otros que se convierten en referentes mundiales pero nunca suman a su currículum grandes logros internacionales en forma de títulos. Hay futbolistas que se encuentran en el lugar equivocado, en el momento equivocado. Y hay otros como Zlatan Ibrahimovic, que hacen de esto último una forma de vida.

En el Inter numerosos episodios "marca de la casa" se volvieron a reproducir. Siempre enfadado y protestón incluso con sus propios compañeros, el sueco continuó haciendo "amigos". Muchos recuerdan un partido contra el Siena, donde el Inter ganaba por un gol. Balotelli (el clon de Ibra), anotaba el segundo, pero todas las miradas se dirigieron a Zlatan que se quejaba airadamente por considerar que estaba en mejores condiciones para marcar, y no contento con eso, alegó tener una lesión para no seguir jugando el partido. Lo cierto es que Mourinho le pasó por alto, y no se sí para escarmentarle o no, sustituyó al portero en el último de los cambios. Curiosamente, Ibrahimovic acabaría marcando el tercero de su equipo.

Fue marcharse del Inter y los neroazzurros se llevaron la "orejona" y fue abandonar el Barcelona y los de Pep conquistaron Europa. Ese es una de las principales lagunas que se le achacan al sueco, ser demoledor en el campeonato, pero indiferente en Europa. Muchísimas críticas a lo largo de su carrera ha recibido por "desaparecer" en los partidos importantes, algo que al sueco le reconcome por dentro. Tan letal en el Calcio y tan "estéril" en los campos europeos.

En su país es considerado un Dios y eso que les dejó tirados en 2009 durante un tiempo "porque no estoy motivado, no hay partidos importantes ni el Mundial y así es muy difícil. Sería una energía que pierdo para nada, un sacrificio para nada." Luego volvió pero los resultados de la selección sueca en los compromisos internacionales ha dejado bastante que desear.

Para muchos verlo en el campo es un placer, con sus toques inverosímiles, sus asistencias mágicas y sus disparos letales. Otros consideran que su divinidad y su ego no merecen la pena ser vistos. Dos datos curiosos podrían reflejar de donde proviene su ego. En el costado izquierdo lleva tatuada una oración que reza “Solo Dios puede Juzgarme” y en la lengua bosnia de su padre Zlatan significa dorado. Conclusión: arrogancia por un lado y genialidad por otro. Juzguen ustedes.

2 COMENTARIOS:

diego. cordoba dijo...

MUY BUENA NOTA Y DEJA MUCHO PARA REFLEXIONAR, pero para mi es un jugador que define partidos

moreno dijo...

excelente análisis acerca de la personalidad de ibra, te felicito

CLASIFICACIÓN SERIE A

CLASIFICACIÓN SERIE A

CAPOCANNONIERI SERIE A

CAPOCANNONIERI SERIE A

VIDEO ORGULLO BIANCONERO

PREMIOS

PREMIOS
MEJOR BLOG EXTRANJERO DE "BLOGSFCFUTBOL" 2009

CAMPEÓN DEL MUNDO

CAMPEÓN DEL MUNDO
Mundialdeblogs

MEJOR BLOG 2009

MEJOR BLOG 2009
"Unidosporeldeporte"

TRIVIAL DE ORGULLO

MI HISTORIA

Me llamo Rafa y soy de barcelona del año 83 y soy tifo de la juve desde los 15, cuando viendo un partido de la juve me "enamoré" del juego de un chaval que daba sus primeros pasos en su carrera, ALESSANDRO DEL PIERO...y nada que soy juventino antes que nada y juventino moriré.
Licencia de Creative Commons
Orgullo Bianconero by Rafa Sanchez is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

ETIQUETAS

Páginas vistas en total

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Modern Warfare 3